Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Informes

Configuración de la FPIA.3 Innovación

La prestación de servicios técnicos por los centros de FP del País Vasco: la experiencia de Tkgune

Estudiar el papel desempeñado por los centros de FP del País Vasco en la prestación de servicios en el período 2016‐2018

Año:2018

Investigador principal

  • Navarro, Mikel

Equipo de investigación

Entidad financiadora: Instituto Vasco de Competitividad Fundación Deusto

Comunidad Autónoma:País Vasco

País/es participante:España

Objetivos / Hipótesis

Estudiar el papel desempeñado por los centros de FP del País Vasco en la prestación de servicios en el período 2016‐2018.

Tipo de Investigación y Metodología

Investigación Descriptiva // Cuantitativa

Detalle: El presente estudio persigue realizar un análisis preliminar de la aplicación y potencial expansión del programa Tkgune, haciendo uso de la información que sobre las empresas relacionadas con dicho programa en el período enero 2016‐junio 2018 nos ha sido proporcionada por Tknika, así como de diversas fuentes de datos complementarias de uso público o desarrolladas por Orkestra.

Muestra / Participantes

  • Centros de FP

Detalle: La muestra la integran 35 centros de FP participantes en el programa de Tkgune. Entre estos centros, 17 son públicos y 18 privados. Todos los públicos son centros integrados, excepto uno, que es un instituto de educación secundaria. En cuanto a los privados, todos ellos son concertados.

Instrumentos

  • Base de datos

Detalle: Base de datos del programa Tkgune, impulsado desde Tknika por el Gobierno Vasco.

Principales resultados

  • El número de proyectos desarrollados por los centros Tkgune ha crecido fuertemente de la primera fase analizada (bienio 2016‐17) a la segunda (primer semestre de 2018). En total se han desarrollado 2.192 proyectos (923 en la primera y 1.269 en la segunda).
  • De esos proyectos, el 61% consistían en acciones para aumentar el conocimiento mutuo, y el otro 39% han conducido a un contrato de prestación de servicios (de ellas, el 13% acordadas o en fase de realización y el 26% con servicios ya prestados).
  • De los proyectos finalizados, aproximadamente tres cuartas partes corresponden a servicios tecnológicos y el cuarto restante se reparte principalmente entre servicios de asesoría y de formación.
  • En aproximadamente la mitad (54%) de los proyectos finalizados para empresas el proyecto se generó a demanda del cliente; y en el restante 46%, por el trabajo comercial del centro.
  • Crece sustancialmente el número de organizaciones con las que se ha mantenido relación: de 695 en la primera fase a 1.213 en la segunda. En total, los centros se han relacionado con 1.623 organizaciones distintas. De ellas, el 90% son sociedades empresariales (y de ellas, 32% anónimas, 63% limitadas y 4% cooperativas), habiendo crecido dicho porcentaje de la primera fase a la segunda.
  • El número de empresas que han llegado a contratar o han recibido servicios desde los centros Tkgune es claramente menor: 436. Mientras que del total de empresas que en el bienio 2016‐17 se relacionan con centros Tkgune el 54% llega a concretar su relación en un contrato, de las que se han relacionado con el programa en el primer semestre de 2018 solo lo hace el 20%.
  • Las empresas que han tenido relación con el programa suponen el 3% de todas las empresas vascas: 10% en las anónimas, 4% en las cooperativas y 2% en las limitadas. El porcentaje es inferior (el 1%) si solo se consideran las empresas Tkgune que han llegado a materializar en contrato su relación.
  • El 78% de las empresas relacionadas con Tkgune tienen menos de 50 trabajadores, habiendo otro 18% de empresas medianas, de modo que las grandes solo suponen el 3.5%.
  • Aun existiendo una relación positiva entre el porcentaje de centros oferentes de servicios Tkgune existentes en un territorio y el de empresas relacionadas con el programa en él localizados, en Gipuzkoa el de centros supera al de empresas (53% versus 47%), mientras que en Araba y Bizkaia es lo contrario (8% frente a 12% en Araba y 39% frente a 41% en Bizkaia).
  • En el caso de considerar las que efectivamente han contratado servicios, en el caso de Gipuzkoa el porcentaje de centros pasa a quedar por debajo del de empresas (53% versus 57%), en el de Bizkaia también se invierte la relación y el porcentaje de centros pasa a superar al de empresas (39% frente a 27%) y en Araba se acrecienta la diferencia (8% frente a 16%).
  • Los centros se relacionan sobre todo con empresas de su comarca (67%) y también es con ellas con quien mayoritariamente desarrollan proyectos con contrato (57%).
  • Las empresas micro y pequeñas tienden a trabajar más con centros de su propia comarca que las empresas medianas y grandes. Asimismo, las cooperativas están más abiertas a centros de otras comarcas, que los otros tipos de sociedades.
  • Los centros de Tkgune aparecen organizados actualmente en 5 entornos estratégicos que, ordenados por número de centros que reúnen, son: Fabricación (15 centros), Automatización (8), Automoción (6), Energía (4), e Industrias creativas (4).
  • El 65,6% de las empresas relacionadas con Tkgune son manufactureras, seguidas por un 27.7% de servicios, 5.6% de construcción y el 0.8% de energía. Dentro de las manufacturas sobresalen las de Metalurgia básica, Maquinaria, Material eléctrico y electrónico y Material de transporte y, en los servicios, Comercio y Servicios a empresas.
  • A pesar de haberse creado dos entornos para atender al mundo de la energía y al digital, hay muy pocas empresas de Energía y TICs a las que los centros Tkgune hayan prestado servicios ya finalizados: 1 y 2 empresas respectivamente.

Conclusiones

  • Un elevado porcentaje de empresas, especialmente las de menor tamaño y situadas en comarcas menos urbanas, no llegan a ser atendidas por las tradicionales infraestructuras de conocimiento. Los centros de FP son un tipo de agente que puede llegar a relacionarse con tales empresas y ayudar a cubrir ese fallo del sistema.
  • Aunque la provisión de tales servicios por los centros de FP es factible, el desarrollo de tal función requiere apuestas y procesos largos.
  • El desempeño o desarrollo de esta función no está generalizado en todos los centros de FP. Ni las condiciones para el desempeño de tal función, ni las apuestas para generar tales condiciones o hacer uso de las existentes, se encuentran en todos. Precisamente una de las enseñanzas del proceso es que conviene empezar con aquellos centros en que hay más condiciones.
  • Tampoco conviene generalizar y prestar desde los centros todo tipo de servicios y a todo tipo de organizaciones, sino que habría que seleccionar qué tipo de servicios se prestan, a qué tipo de organizaciones y de qué tipo de sectores o actividades.
  • Otra característica de la empresa que puede ser tomada en consideración a la hora de establecer prioridades es la de la actividad económica o código CNAE que desarrolla. La distinción más extendida, a estos efectos, es la que diferencia entre empresas industriales y no industriales. A ella ha venido a sumarse, más recientemente, la distinción por su pertenencia o no las actividades económicas consideradas como prioritarias por la estrategia competitiva o de innovación del territorio.
  • Una de las características que presentan los centros de FP (y que los hacen particularmente apropiados para desempeñar la función de prestación de servicios a las pymes) es que, a diferencia de otras organizaciones de conocimiento, cuyo ámbito de actuación prioritario es regional (o incluso, supra‐regional), tienen como ámbito prioritario de actuación el plano local/comarcal.

Observaciones

 

Otros documentos relacionados

En colaboración con:

  • Fundación Bertelsmann
  • Universidad de Murcia
  • Universitat de Barcelona

Fin del contenido principal