Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Informes

Configuración de la FPIA.2 Contexto socio–económico

Youth unemployment and vocational training

Analizar los determinantes de la situación del mercado laboral de los jóvenes en los países desarrollados y en el mundo en desarrollo, con especial énfasis en el papel de las políticas de Formación Profesional.

Año:2012

Investigador principal

Equipo de investigación

  • Biavaschi, Costanza
  • Eichhorst, Werner
  • Giulietti, Corrado
  • Kendzia, Michael Jan
  • Muravyev, Alexander
  • Pieters, Janneke
  • Rodríguez‐Planas, Nuría
  • Schmidl, Ricarda
  • Zimmermann, Klaus F.

Entidad financiadora: IZA – Institute of Labor Economics

Comunidad Autónoma:Ámbito internacional

País/es participante:Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Chile, República de Corea, Dinamarca, República Eslovaca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía.

Objetivos / Hipótesis

Analizar los determinantes de la situación del mercado laboral de los jóvenes en los países desarrollados y en el mundo en desarrollo, con especial énfasis en el papel de las políticas de Formación Profesional.

Tipo de Investigación y Metodología

Investigación Descriptiva - Comparada // Cuantitativa

Detalle: Se realiza una investigación descriptiva‐comparada entre diferentes países a nivel global y agrupados en grandes categorías geográficas que permiten presentar y analizar la situación laboral de los jóvenes, con especial incidencia de los diversos sistemas formativos. Para ello se aplica una metodología cuantitativa, donde predomina el análisis de datos cuantificados obtenidos en diferentes estudios internacionales.

Muestra / Participantes

  • Estadísticas

Detalle: Se analizan datos de los países de la OCDE clasificados por grandes regiones/continentes: 1) Europa y Estados Unidos, 2) África y Oriente Medio, 3) Latinoamérica, 4) Sur y Este de Asia. El estudio y los datos de España se encuentran dentro del subgrupo llamado “España y otros países del Mediterráneo”, perteneciente al primer grupo de análisis.

Instrumentos

  • Análisis documental

Detalle: Los datos cuantitativos se obtienen de la revisión sistemática de informes y estudios anteriores realizados por grandes organismos internacionales como la OCDE, UNESCO o el Banco Mundial. Esta información se completa a su vez con el uso recurrente a fuentes estadísticas y encuestas internacionales que consolidan las aportaciones del presente informe.

Principales resultados

  • Los jóvenes de España y otros países mediterráneos se enfrentan a grandes dificultades a la hora de intentar incorporarse con éxito al mercado laboral; una situación que se ha agravado por la reciente crisis económica.
  • Un factor importante que ayuda a explicar la dificultad de acceso al mercado laboral de los jóvenes españoles es la profunda segmentación del mercado entre contratos indefinidos y temporales.
  • España presenta una estructura educativa profundamente polarizada con una tasa de abandono escolar prematuro muy alta, por un lado (alrededor del 30%) y una de las mayores proporciones de graduados universitarios en Europa con aproximadamente el 39% de la población de entre 25 y 34 años.
  • Un problema particular es la compresión salarial en ocupaciones poco cualificadas. La formación profesional en España juega un papel marginal y se basa principalmente en la escuela.
  • A diferencia de la mayoría de los países desarrollados, los rendimientos relativos de la educación secundaria y terciaria en España (FP y Universidad) han caído desde mediados de los años noventa.
  • El acceso a la formación profesional en España es limitado. En contraste con la situación alemana, con una proporción del 53% de los jóvenes de educación secundaria superior matriculados en FP en 2009, solo el 43% en España participó en formación profesional.
  • La mayor parte de la FP en España se lleva a cabo en la escuela y no en la empresa, como sí sucede en países como Alemania. Solo el 4% de los que cursan FP en España combinan la formación escolar y laboral, en comparación con el 74% de Alemania.
  • A lo largo de los 30 años, la política española de empleo juvenil se ha centrado en ofrecer contratos de formación (contratos de aprendizaje, formación y en prácticas), que reducen los costes para los empresarios a la hora de contratar trabajadores jóvenes mediante subvenciones. Dado que la FP en España no se basa en el trabajo, en lugar de incrementar la inversión de las empresas en el capital humano específico de los jóvenes, no se han obtenido los resultados esperados con este tipo de contratos.
  • En principio, parece posible movilizar algún apoyo de los interlocutores sociales y establecer algunos incentivos por parte del gobierno para proporcionar formación de forma sistemática. Esta estrategia probablemente sea más eficaz que ampliar los contratos temporales subvencionados o las prácticas.

Conclusiones

  • El estudio defiende la promoción de la formación profesional adaptadas a las necesidades del mercado laboral, pero teniendo en cuenta las condiciones de partida del contexto nacional.
  • La educación general y la formación profesional son cruciales para que los jóvenes sean empleables con un mayor nivel de productividad.
  • Muchos países deberían fortalecer la parte profesional de su sistema de educación escolar y acercar los sistemas de FP existentes a las necesidades actuales del mercado laboral para que los jóvenes
    puedan experimentar una mejor transición al empleo.
  • Una mayor proporción de formación profesional formalizada a un nivel intermedio en España podría proporcionar un puente viable desde la escuela hacia trabajos más sostenibles en el contexto nacional.
  • La introducción de la formación profesional basada en el trabajo en España (FPD) podría facilitar la selección por parte de las empresas de posibles coincidencias laborales y proporcionaría a los jóvenes una experiencia laboral específica de la ocupación.
  • Si bien una buena formación puede contribuir a la productividad económica y la cohesión social, la educación profesional y la formación en el trabajo de los trabajadores jóvenes también deben involucrar a los gobiernos, los interlocutores u otros actores sociales para que sean estables y eficaces.
  • En los países del Mediterráneo, en particular España, es necesario eliminar las barreras entre los diferentes tipos de contratos de trabajo que conducen a una profunda segmentación del mercado laboral; por ejemplo, estableciendo un tipo de contrato más universal, pero flexible. En esos países también es muy importante reducir la gran proporción de abandono escolar temprano.
  • En los países del Mediterráneo, los intentos de establecer una formación profesional (dual) requiere de la participación de los empleadores. Aquí se podrían activar grandes empresas y redes regionales existentes.

Observaciones

 

Otros documentos relacionados

En colaboración con:

  • Fundación Bertelsmann
  • Universidad de Murcia
  • Universitat de Barcelona

Fin del contenido principal