Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:

  1. Home
  2. Actualidad
  3. Noticias

Noticias

Comienza el contenido principal

14 de Diciembre de 2021

Uno de cada cuatro trabajadores en la industria española cuenta ya con un título de FP, según un estudio de CaixaBank Dualiza y Fundación SEPI

El documento analiza el peso creciente de la Formación Profesional en la industria española y su evolución respecto al año anterior.

CaixaBank Dualiza y Fundación SEPI han elaborado el informe “La Formación Profesional en la empresa industrial española. Hacia la gran transformación digital y sostenible” en el que por segundo año analizan el peso de la FP en la industria española y su evolución respecto al año anterior.

El estudio desvela como el porcentaje de empleados de FP en la industria española ha aumentado pasando del 21,9% al 23,2% del total, con lo que casi uno de cada cuatro empleados en este tipo de empresas es un técnico FP. Del resto, el 14,4% tendría titulación universitaria, una décima menos que el año anterior, mientras que la gran mayoría, el 62,5% seguirían siendo trabajadores sin titulación- el año anterior esa cifra era del 63,6%-.

Esa composición del personal varía en función del tamaño de la empresa, del sector o incluso de la ubicación.
 
Por ejemplo, cuanto mayor es una compañía mejor formado está su personal. De este modo, en las empresas con más de 200 trabajadores en sus plantillas apenas la mitad carece de formación (53,7%).

Si se mira por sectores, se ve como la práctica totalidad de la industria de maquinaria y material eléctrico, de productos metálicos, o de transporte tienen técnicos de FP incorporados.

Esa sería la gran novedad de un estudio en el que se siguen reflejando las ventajas de las empresas que cuentan con técnicos FP respecto a las que no los tienen. En general, son más productivas, más innovadoras y venden más. Algunas de esas diferencias, como las exportaciones, han aumentado todavía más respecto al año anterior mientras que otras, como el valor de las mismas, han disminuido.

Además, de nuevo las empresas con técnicos FP se muestran como más sostenibles económica, social y medioambientalmente: la productividad es mayor (65.800 euros por trabajador frente a 55.100); crean más empleo 160,3 trabajadores de media frente a 101,1 de las empresas sin trabajadores FP; y ese empleo es más estable: el 95,5% de quienes trabajan en estas empresas gozan de contrato fijo.

En el nuevo escenario hacia el que nos dirigimos, la FP juega un papel clave para hacer frente a la industrialización y digitalización en la sociedad 4.0, desempeñando un papel clave tanto capacitando a los empleados (futuros y actuales) de la industria, como transfiriendo tecnologías, primordialmente, a las pymes en las cadenas de valor industriales.

Para ello sería necesario afrontar mejoras en algunos campos, como la búsqueda de nuevas fórmulas para la innovación pedagógica. Pero además, es fundamental la agilidad en la actualización de los currículos de formación tanto educativa como para el empleo industrial y es conveniente fomentar la innovación organizativa y tecnológica del sistema de FP, teniendo como pilar central la figura de los centros de FP, con una visión integral y multifuncional. La búsqueda de la eficiencia y de las economías de escala para la FP industrial.

Por último, el estudio refleja que es importante que las empresas industriales apuesten por la formación como clave de su productividad y competitividad, viendo al sistema de FP como un aliado. El reto de la mejora y/o adaptación de la cualificación de sus empleados, así como el de nuevas contrataciones con unos perfiles específicos, es crucial.

Fin del contenido principal